La Cama de Clavos:

Jugando a ser magos aprenderás las leyes de física que hacen que los clavos te sostengan sin pinchar.